Intento verde

Intentando hacer las cosas mejor

Taste the Waste, es de locos.

Cuando puse a dieta a mi cubo de la basura, simplemente pensé que estaba reduciendo mi volumen de desperdicios y así contaminando menos. Me concentre más que nada en los envases, porque lo orgánico –pensé con ingenuidad- no contamina tanto. Error. Ayer vi el documental Taste the Waste -de Valentin Thurn- y pude ver mi cubo de basura orgánica como parte de una realidad global, es decir, entender qué relación guarda mi basura con el resto del mundo. No lloré porque el documental era demasiado intersante como para perder tiempo secando lágrimas.

Nuestra forma de desperdiciar comida tiene consecuencias nefastas y mucho más directas sobre el planeta y sus habitantes de lo que yo jamás habría imaginado. Yo no sabía que mi cubo de basura orgánica contiene:

  1. una relación directa con la escalada del hambre en el mundo.
  2. un incremento de la emisión de gas metano a la atmósfera.
  3. una relación perversa con el aspecto de los alimentos frescos.
  4. una pérdida de conocimiento gastronómico generacional.

Basura y hambre: De niña siempre me decían: “no dejes nada en el plato, que hay gente en el mundo que no tiene para comer”. La gente literalmente se muere de hambre, todos lo sabemos. Pero no sabía que cuando yo tiro un aliment a la basura, su precio en el mercado fluctúa al alza, provocando una subida de precios que hace de ese alimento un producto inalcanzable para familias pobres en todo el mundo, más concretamente en los países subdesarrollados. Estoy hablando de productos básicos para la subsistencia, como cereales, frutas, carnes, etc. Lo que desperdiciamos influye directamente en el hambre en el mundo. Es algo obvio, ahora que entiendo la conexion. El consumo del despilfarro y la inconsciencia son quizá las fuerzas devastadoras más potentes del ser humano moderno. La ignorancia resulta casi igual de perjudicial y peligrosa que un rifle y, ay caramba, parece que yo siempre voy armada.

Mi cuñado trabaja como panadero en un supermercado y muchas veces comenta con rabia la gran cantidad de pan que se tira al día por no venderse a tiempo. Va directamente a un contenedor de basura que la empresa guarda bajo llave para que nadie se lo pueda llevar. Si se lo llevan de la basura, no lo compran, ese es el lema. El documental muestra el ejemplo de una señora camerunesa que trabaja en los almacenes de un supermercado en Francia, sorteando las frutas y las verduras que se pueden vender de las que no. Con pena tira bananas procedentes de su país natal porque su aspecto no es comercializable (es decir, que están ricas pero son feas). Dice que en Camerún la banana es un producto de lujo que las familias no pueden comprar, y aquí la tiramos a la basura incluso antes de llegar al consumidor, porque han perdido atractivo por el camino. Es de locos.

Basura y gas metano: En Europa tiramos 90.000.000 de toneladas de alimentos al año. Noventa millones de toneladas de comida. A los basureros. Este tipo de basura genera gas metano cuando la enterramos en la tierra. Y cuando sale a la atmósfera, daña a la capa de ozo, contribuyendo así al calentamiento global.  A más basura orgánica, más gas metano. Es una ecuación sencilla. Pero hasta ahora no había hecho la suma, esa tan simple de 1+1 son 2. Los alimentos descartados también pueden reciclarse convirtiéndolos en piensos para animales, pero en Europa se prohibió en 2009 por miedo a epidemias y enfermedades (se acuerdan de las vacas locas, ¿no?). Es de locos.

Basura y comer por los ojos: El color, el tamaño y la forma son criterios de criba por los que pasan las frutas y las verduras antes de llegar al consumidor. Si no cumplen con determinados criterios estéticos, es decir, si no son frutos bonitos de ver, se tiran. Da igual que tenga todas las propiedades nutritivas y esté igual de rico que el tomate prototipo, el tomate feo va a la basura. Los pepinos han de ser rectos para poder ser transportados con facilidad, los curvados no sirven. Las patatas y las manzanas de un diámetro concreto, si no, mejor que se queden en el campo. En las granjas los agricultores se ven obligados a desechar lo que no cumple con los criterios de comercialización que exigen los compradores. Tiran lo que saben que una tonta como yo no compraría en el supermercado. Es de locos.

Basura y saber cocinar: Saber cocinar implica saber cómo aprovechar al máximo los alimentos. Antiguamente, aprendíamos a cocinar en casa con madres y abuelas. Pero eso se ha perdido. Cuando me fui de casa no sabía limpiar un pollo, ni filetear un pescado, ni limpiar acelgas. Cuando cocino estoy segura de desperdiciar mucha comida por no saber cómo aprovecharla al máximo. Los cambios en los estilos de vida han hecho que se pierda mucho concocimiento sobre alimentación pasado de generación en generación. En mi familia y en la de mi marido teníamos dos tías que destacaban por cocinar auténticos manjares, comer sus platos era un privilegio. En Montevideo, una hacía mermeladas y conservas caseras con los productos de temporada, hasta hacía su propio vino casero. En Málaga, otra tenía la habilidad de hacer gran cantidad de comida con muy poco, y encima hacía jabón casero con el aceite sobrante. Para mi, esa sabiduría se fue con ellas porque no aprendí a hacer nada de eso. Más desperdicio sin remedio, esta vez, de conocimiento.

Tiramos alimentos reción cosechados por no cumplir criterios estéticos. Tiramos alimentos transportados miles de kilómetros por no llegar en condiciones comercializables. Tiramos comida elaborada por no venderse a tiempo, es decir, cuando se va acercando la fecha de caducidad, a los supermercados les resulta más rentable tirarla que intentar venderla. Cuando tiramos comida gastamos recursos naturales, combustibles y mano de obra. Es de locos.

Un comentario el “Taste the Waste, es de locos.

  1. intentoverde
    septiembre 24, 2012

    http://www.20minutos.es/noticia/1596371/0/supermercados/comida/basura/

    20minutos: Los súper tiran a la basura 50.000 toneladas de comida fresca al año porque no pueden donarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 17, 2012 por en Hogar y etiquetada con , .
Pretty Prints & Paper

Using the bullet journal and calligraphy to cultivate an intentional life

All Lovely Party

Decoración de fiestas

Intento verde

Intentando hacer las cosas mejor

EL RETO DEL AMA DE CASA

SER PROFESIONAL TAMBIÉN EN EL HOGAR

Landfill Harmonic

Landfill Harmonic is an upcoming feature-length documentary about a remarkable musical orchestra in Paraguay, where the musicians play instruments made from trash.

JUJUBE®

Ecological Apparel Design

Kurioso

kuriosidades del MundoReal™

The Upcycled Home

Making Good Space, one room at a time.

¿y por qué no?

Intentando hacer las cosas mejor

Intentando hacer las cosas mejor

A %d blogueros les gusta esto: