Intento verde

Intentando hacer las cosas mejor

Mi perfil de consumidor

English: Shopping carts in ABC Tikkula.

(Photo credit: Wikipedia)

Desde que intento ser respetuosa con el medio ambiente, tardo más que el doble en hacer la compra semanal y casi nunca encuentro productos que cumplen con mis nuevas exigencias verdes. Parezco una loca entre las estanterías del súper, esforzando la vista para leer el diminuto texto de las etiquetas, en busca de confirmación ecológica. ¿Es de ilusa pensar que cambiaría algo si sólo consumo productos sostenibles? Supongo que sí, pero bueno, si no lo intento nunca lo sabré. ¿Cuáles deberían ser entonces mis prioridades como consumidora responsable? Se lo pregunto a mi oráculo favorito (internet) y tropiezo con un informe de Nielsen Company titulado “The Global, Socially-Conscious Consumer”. Lo leo y no me lo creo: me tienen fichada, descifrada y en el punto de mira.

Publicado en marzo de 2012, el informe revela los resultados de una encuesta hecha en internet a 28.000 consumidores de 56 países. El 66% de los encuestados sostiene que prefiere comprar productos y servicios que ofrezcan voluntariamente un valor añadido de mejoramiento social, ambiental o económico. Pero entre ellos se perfila un “nuevo” tipo de consumidor: el que está dispuesto a pagar más por ello. Un 46% queda perfilado como “consumidor global y socialmente consciente”, el que expresa claramente su preferencia por consumir marcas responsables aunque sean más caras. Este consumidor, por lo general, es menor de 40 años y sus causas favoritas son: asegurar la sostenibilidad medioambiental (66%), fomentar la ciencia y la tecnología (56%), y erradicar el hambre y la pobreza extrema en el mundo (53%). Joven, verde y dispuesto a gastar más dinero. Carne de cañón para cualquier etiqueta “ECO” o de comercio justo.

De verdad recomiendo hecharle una miradita al informe, tiene una gracia casi perversa. Ofrece datos curiosos, como que este tipo de consumidor consulta, en mayor medida que la media, las opiniones de otros consumidores publicadas en internet, especialmente en las redes sociales. Pero hay datos que describen una realidad vergonzante: los consumidores en Europa y Norte América somos los menos conscientes del planeta. Solo un tercio de los europeos y norteamericanos encuestados pagaría más por un producto sostenible, mientras que en las regiones de América Latina, Oriente Medio/África y Asia/Pacífico, está dispuesto a ello más de la mitad. El país con la concentración más alta de este tipo de consumidor es Filipinas. Allí, el  68% contestó que pagaría más por marcas responsables. Los más tacaños, sin embargo, se encuentran en un país rico como Holanda, donde solo un 20% optaría por un producto sostenible más caro que el ordinario.

Una de las formas en que -como ciudadana de a pie- puedo ser más respetuosa con el medio ambiente es cambiar mis prioridades como consumidora. Comprar o dejar de comprar es una forma de hacer presión, ¿no? Elegir productos “buenos” sería una especie de boicot a las marcas “malas”, o por lo menos una expresión de preferencia que tarde o temprano hará que todas las industrias se esfuercen por ser más responsables de su impacto en la sociedad y el planeta. Ahora, pagar más es un gran esfuerzo. Y siempre queda la duda de si lo que estas pagando en realidad no son los costes de una nueva estrategia de marketing, dirigidas a personas que, como yo, no quieran sentirse culpables de las miserias del mundo. No sería nada nuevo que la publicidad resulte engañosa.

En definitiva, es imposible saber si cambiar mis hábitos de consumo sirve para algo más que para calmar mi propia consciencia. Pero saber que se ha perfilado un tipo de consumidor global y socialmente conscienciado, me hace pensar que comparto inquietudes con gente por todo el mundo. Quizá podríamos crear una guerrilla internacional de consumidores-activistas, y pintarnos las mejillas de negro para ir a comprar el pan. ¿Quién se apunta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 20, 2012 por en Pensamientos verdes y etiquetada con , , , .
Pretty Prints & Paper

Using the bullet journal and calligraphy to cultivate an intentional life

All Lovely Party

Decoración de fiestas

Intento verde

Intentando hacer las cosas mejor

EL RETO DEL AMA DE CASA

SER PROFESIONAL TAMBIÉN EN EL HOGAR

Landfill Harmonic

Landfill Harmonic is an upcoming feature-length documentary about a remarkable musical orchestra in Paraguay, where the musicians play instruments made from trash.

JUJUBE®

Ecological Apparel Design

Kurioso

kuriosidades del MundoReal™

The Upcycled Home

Making Good Space, one room at a time.

¿y por qué no?

Intentando hacer las cosas mejor

Intentando hacer las cosas mejor

A %d blogueros les gusta esto: